viernes, 2 de septiembre de 2016

Solo como mole

Fabiola Victoria

 En algún lugar de este extraño mundo vivía una hermosa señorita, era la típica señorita amiga de todos y amante de los animales. Sabia cocinar, planchar, barrer, etc. hacía de todo, lo único que no hacia porque no sabía cómo era comunicarse con su perrito Sasino, un perro al cual ella quería mucho y lo trataba como si fuera su hijo. El único defecto o cosa rara esta persona, era que no podía dejar de comer mole, porque según ella era como si estuviese comiendo tierra mojada, es decir lodo, porque a ella le encantaba, pero sus amigos y familiares no dejaban que lo consumiera, ya que podría enfermarse porque eso no es comida. Intentaron hacer que comiera otras cosas, cuando le decían que dejara de comer mole, ella siempre les contestaba – déjenme es mi vida y yo solo como mole. Entonces decidieron dejarla, si eso la hacía feliz, que lo hiciera, solo esperaban que algún día dejara de comer tanto mole.


.