jueves, 1 de septiembre de 2016

GRITAME POR FAVOR



Monica María Sánchez Peñaloza




Juana Contreras es una mujer de piel clara, delgada y un poco amargada le fascina la meditación ya que en ella encuentra la tranquilidad y el silencio. Un jueves por la mañana Juana decidió salir a caminar y desde la puerta de su departamento focalizo a un joven alto, piel morena y unos ojos que a su parecer eran magníficos, sin embargo, concluyo que no era su tipo, pasaron los días entonces un domingo por la mañana despertó de golpe por causa de un ruido estruendoso, se levantó, se colocó la bata y salió echa el diablo para localizar el lugar del que a su parecer era un horrible estruendo, aun que sospechaba de dónde provenía, se acercó a la puerta donde días atrás había observado salir a su nuevo vecino, toco con todas las fuerzas que tenía hasta que la puerta se abrió dejando ver a aquella morena piel.


-Buenas días linda, tiene días que espero que te espero para que me des la bienvenida- le dijo en faceta conquistadora 


-No seas absurdo, solo he venido a pedirte que apagues ese terrible sonido-


- ¡Nena es Metal! -


-No importa lo que sea, apágalo y cállate-


Pasaron los días y el ruido y las peleas entre ellos continuaron, no podía pegar un ojo por las noches y en el trabajo mucho menos hasta que un día simplemente no escucho nada, realizo su rutina diaria con normalidad y fue a dormir de nuevo puesto que era su día de descanso.


A la mañana siguiente volvió a hacer lo mismo, pero se percató de que ni siquiera escuchaba el sonido de sus ´pasos, corrió hacia el departamento de su nuevo vecino y ella intento gritarle con todas sus fuerzas, pero no escuchaba ella misma su voz así que decidió, tocar, el salió y le dijo.


- ¿Qué te sucede linda? ¿Por qué tanto escándalo? –


- ¡Grítame por favor!, no escucho nada-


Seguido de esto se desmayó, el actuó de manera inmediata y la llevo al hospital. La atendieron y su diagnóstico fue una fuerte infección e inflamación severa en los oídos lo cual no la dejaba escuchar. Cuando despertó no podía creer que volvía a escuchar se daba cuenta que si le gustaba el silencio amaba el sonido y desde ese día disfruto del sonido junto a su ruidoso vecino




.