viernes, 23 de octubre de 2015

“Si el alpinismo fuera fácil, cualquiera lo haría”

 Por: Sandra Guadalupe Tecayehuatl Rodríguez.


 El alpinismo no solo es un deporte en el que debes escalar una montaña, si no va más allá eso, es una actividad mental, te planteas una meta y debes ser perseverante para poder lograrla, te planteas un objetivo y cuando lo logras es una satisfacción inexplicable, son sentimientos encontrados. Es una actividad donde te propones retos, personales y físicos, y cuando cumples todos esos retos, que la mayoría te los pone la montaña, te hace sentir victorioso, te hace sentir grande, te hace sentir respeto por la montaña, te hace sentirte orgulloso de ti mismo. El alpinismo es una actividad popular en mi familia, desde pequeñas, a mis hermanas y a mí, mi papá nos introdujo en esta experiencia increíble y de la cual he aprendido bastante y espero poder hacer lo mismo con mis hijos. Mi papá siempre nos dice “Si el alpinismo fuera fácil, cualquiera lo haría”. Y es muy cierto es una deporte en el que la gente que lo practica se siente privilegiada por pasar esta experiencia. Es por ello que me siento privilegiada y orgullosa de poder ser una persona que practique este poderoso deporte. He visitado, diversas veces, tres de las montañas más populares de nuestro país, la Malinche, el Iztaccíhuatl y el Popocatépetl, de las cuales he subido dos: la Malinche ubicada en Puebla, Tlaxcala con una altitud de 4,461msnm. Lleva este nombre por un personaje histórico en la conquista llevada por Hernán Cortes. En esta montaña hice mi primera cumbre. Desde ahí, no puede evitar que esta actividad se hiciera mi pasatiempo favorito. De esta cumbre me llevo muchos recuerdos, uno de los más importantes, es Wilson, una rama ancha y larga que use para que me ayudara a bajar esta montaña, al cual le tome un valor sentimental. La segunda cumbre que logre fue en el Iztaccíhuatl, ubicada en México, Puebla con una altitud de 5,230msnm. Lleva este nombre por los aztecas, Iztac significa blanco y Cihuatl significa mujer. Es mejor conocida como “mujer dormida” Y es la tercera montaña más alta del país. Esta zona es mi favorita para el alpinismo, senderismo y campismo, porque hay unos paisajes hermosos. Estas experiencias han sido relevantes en mi vida, y doy las gracias a mi papá por poder haberme introducido en esta actividad que me satisface mucho como persona, y espero poder tener más experiencia para poder subir otras de las montañas más altas del país. Así como seguir practicando la actividad que amo, el alpinismo.

.