viernes, 2 de octubre de 2015

El amor... El amor...

Por Brenda Palacios 
Ése era un hermoso pueblo, donde lo habitaban pocas personas a comparación de la ciudad. 
Entre los habitantes se encontraba Natalia, una chica muy simpática pero sin el propósito de enamorarse, para ella todos los hombres eran iguales y no caería en el jueguito de ninguno.
En la secundaria Benito Juárez, que era la escuela donde Natalia asistía, ingresó un nuevo chico, Martín, y ¡poom! Natalia quedó fascinada al igual que todas sus amigas, decían sentir alguna sensación como de tener mariposas en la pansa, algo que a Natalia no le había pasado desde que se propuso no caer en el juego de ningún chico más puesto que uno, Alex, le había hecho mucho daño. 
 A Natalia le sorprendió que Martín no se fijara en sus grandes ojos, o que le hiciera algún cumplido de tal belleza de la cual era poseedora, claro, como todos los demás chicos lo hacían.  
Y todo pasó, Natalia se armó de valor para hablar con Martín sobre lo que ella sentía, un viernes después de clases, la tarde perfecta, comida, helado, el clima perfecto y un chico gay sentado a su lado.


Revisado por: Danya Briseida
.