jueves, 8 de septiembre de 2016

Internet para la educación. Desde que tuve mi primer encuentro con internet, pensaba que de él se podía aprender cualquier cosa y sí, lo acepto, al principio solo lo usaba para divertirme y muy poco para fines de aprendizaje. Poco a poco aprendí que no solo existían paginas de consulta sino cosas como YouTube y aunque pase mucho tiempo sin tomarle importancia después descubrí que en verdad era una herramienta de utilidad para todos y pase de verlo como simple entretenimiento a verlo como un mundo increíble lleno de posibilidades. Ya no sólo estudiaba en la escuela de una forma completamente académica o escolarizada sino que lo hacía por mi cuenta, a mi ritmo como lo nombra Isaac Asimov en una de sus entrevistas. ¿Qué impacto puede tener una página como esa en alguien con curiosidad? Me imagino que muchísimo, se despertaría aún más e incluso hay personas que a través de ello han aprendido a hacer cosas en las que actualmente son muy exitosos. Isaac Asimov tenía razón, ahora tenemos al alcance de nuestras manos todo tipo de información lo cual en absoluto es algo positivo pero como todo, también hay puntos malos y el internet se utiliza a veces como medio de delincuencia. Omitiendo que cosas terribles como esas suceden cada día, podemos estar de acuerdo en que sacarle jugo a internet y a todas las herramientas con las que cuenta como tutoriales (maquillaje, carpintería, herramientas, electrónica, etc.), vías de comunicación (skype, whatsApp, Facebook), paginas de consulta (bibliotecas en línea, buscadores científicos), incluso podemos aprender otro idioma, etc. Al final, nosotros decidiremos de qué manera usamos internet, si lo hacemos de manera productiva o como otra simple manera de entretenimiento, pero debemos tomar en cuenta que es algo muy grande para desperdiciar. Nosotros podemos hacer grandes cosas con ayuda de internet.
.