jueves, 1 de septiembre de 2016

Hermoso Paraíso.

Blanca Arely Linares Meza

Fue una tarde de Abril cuando solía caminar por los jardines de la comunidad, su peculiar aroma y su pintoresca cantidad de flores me hacían ir ahí cada día y recorrerlo al menos unas dos veces, todo me parecía bello y sin más miraba esas hermosas orquídeas y me preguntaba ¿Por qué serían tan bellas? 

Al día siguiente decidí ir como cada día pero había algo diferente, las orquídeas estaban maltratadas y parecía que alguien había cortado sin piedad algunos pétalos, me preguntaba qué persona, que animal sin sentimientos, inhumano podría haber hecho algo así, en ese momento decidí sin más buscar al culpable de la situación, sin saber que más tarde aquella persona que aparecería llegaría a cambiar mi vida.

Decidí esconderme y esperar al asesino de orquídeas, me venía a la mente que quizás aparecería un niño latoso e inquieto, quizás un joven con ganas de desgraciar el hermoso jardín, quizás una mujer que solo quería jugar al “me quiere, no me quiere” o algún animal, pero no era así, apareció un hombre con una cara angelical, pero eso no impediría que yo decidiera reclamarle por el desastre que había hecho en mi hermoso jardín. 

Él se dirigía hacia las flores, claro, yo estaba lista para atacar, pero no fue así, mi mirada se enfocó en lo que traía en las manos, era una maceta de orquídeas, un poco de agua y una pala, en ese momento entendí que él no era el asesino, quizá era un aficionado como yo, probablemente no me resguarde bien en mi escondite, pero el percato que estaba escondida,no tuve más opción que acercarme y le explique mi situación, solo sonrío y dijo que el admiraba también la hermosura de las orquídeas y que al ver como las habían dejado decidió reponerlas y cuidar de ellas, en ese momento probablemente ya no me sentía sola dentro ese mini paraíso, ahora tenía un nuevo amigo, desde ese día cuidamos y resguardamos ese hermoso jardín, me hace compañía y yo a él, ahora lo llamamos “nuestro hermoso paraíso”.

.