jueves, 1 de septiembre de 2016

¡Grítame más fuerte!

              Nancy López Aspinwall              

Era una tarde como cualquiera, una de esas en las que yo solía visitar el asilo, a mis viejitas en específico. Debo de ser sincera y confesar que Alejandrína es mi favorita, desde que la conocí no deja de jugar con mi cabello, de criticar mis cejas chuecas(por más que le explico que es porque tengo una cicatriz), me gusta cuando ve mis pestañas, esas que la juventud me ha regalado. Mientras ella ve en mí esos recuerdos que tal vez hacen que retroceda un poco en el tiempo y se refleje me pierdo, y utilizo el verbo “perder” porque le presto tanta atención que me voy deshilando de mi realidad y cambia la jugada, yo la observo , admiro su gesticulación, el cuerpo es tan sabio que sabe engañar y si, siempre me engaña transmitiéndome esa sonrisa de calma, cuando se perfectamente que su sentir es totalmente distinto. Me encanta cada vez que platicamos, que cantamos, que nos miramos , puede sonar romántico y cursi al no referirme a mi novio , pero si a Alejandrína. La melancolía me invade cada vez que me despido y esta vez la mente y los sentimientos le ganan al cuerpo, le digo que la quiero y que siempre la voy a querer, ella tal vez no me entiendo y piensa que regresaré mañana , me acerco a sus ojos y ellos me dicen ¡Grítame más fuerte! Y lo hago, no con palabras, con el corazón

.