viernes, 16 de octubre de 2015

Gatos

Por: Alin Guadalupe Vargas Pérez.

El gato al momento de nacer es completamente dependiente de su madre y cuando nace es ciego y sordo, lo que se guía solamente de su olfato y del tacto para poder encontrar a su madre, buscando sus pechos y poder amamantar, cuando llega al mundo pesa unos cien gramos. Desde el nacimiento hasta las primeras 2 semanas depende del calor corporal de su madre. 
A la tercer semana, el gatito ya puede defecar en el arenero, ya es algo innato, como también asearse, rascar y cazar algunos animalitos. 
Los gatos por naturaleza son muy limpios, su lengua es rasposa lo que los ayuda al momento de lamerse, retirarse aquellos pelos que con el tiempo se le van cayendo para que crezcan otros nuevos, también otra función que tiene su lengua es por lo mismo que esta rasposa con ella puede desgarrar la carne.
Los gatos cuando rascan algún objeto en dónde puedan enterrar sus garras se le llama también amasamiento y la razón por lo que lo hacen es para poder desestresarse y afilar sus garras.
Los gatos alrededor de los 5 meses empiezan con los celos, en dónde el macho es ciertos lugares que él considera adecuados para encontrar pareja (hembra), dejan marcajes que consiste en depositar cierta cantidad de orina con olor muy fuerte, en esa temporada suelen ser agresivos con los mismos dueños y con los animales, y también se les llega a caer el pelo. 
Cuando los gatos deciden irse puede ser por dos razones:
1. Les ha llegado el momento de morir y se van, porque no quieren que sus amos sufran.
2. Porque están en busca de pareja, esto suele ser más común en los machos.
Corregido por: Paola Itzel Vallejo Avila

ž
.