viernes, 16 de octubre de 2015

Esquizofrenia


Por: María Fernanda García De Ita.




Anécdota con una persona que sufre esquizofrenia.

Fue un día como cualquiera, esperándola como siempre en la parada, cuando ella llego se saludó y note que llegaba sudando, nerviosa y muy alterada, me dio mi beso como siempre y me susurro -¨Diles que se callen, que yo te amo y no debo lastimarte¨. De desconcerté la tome de la mano, la abrase y sentí su respiración acelerada, le di un beso en la frente la tome de la mano y caminamos juntas como siempre. Voltio bruscamente y sudo demasiado dijo en voz baja -¨Yo no le are daño, guarda silencio¨. Se empezó a enojar me di cuenta que su mirada comenzó a cambiar, su tierna mirada se transformó en odio y desesperación me soltó de la mano y se fue sola corriendo, llegamos a nuestro destino yo atrás de ella muy agotada ya que corrió sin para. Voltio se quitó su sudadera y callo una pastilla, me di cuenta que no se había tomado su medicina, trate de decirle se enojó conmigo, me grito y lloro, voltio muy brusco y de su mochila saco un cúter. No sabía que hacer mis ojos se inundaron, trate de quitarle el cúter, pero por error me lastimo vio con gozo mi sangre. Llegaron los demás con algo de alcohol, rompió una botella nadie podía controlarla quería tomar y no dejaba de hablar, puso música algo rara y se quedó sentada poco a poco me fui acercando la quise tomar de la mano y me rechazo, voltio a verme desesperada y me menciono -¨Si lo hago te vaz¨. La mire con asombro no sabía quién le habla y con mirada desesperada salió de ahí, paso un rato y salimos por ella para mi sorpresa ella estaba sentada hablando sola más calmada y menos asustada. Pensé que no nos había visto de la nada voltio y vimos su mano sangrando, corrimos la abrazamos, aunque ella lucha la obligamos a tomarse su pastilla y un calmante mientras que sus muñecas sangraban con pequeñas cortada, la sostuvimos hasta que hizo efecto el medicamento, pudimos curarla y limpiarla.

Opinión. Este tipo de personas hay que saberlas tratar y saber cómo comunicarnos con ellas, después de ese día mi manera de ser cambio trate de estar al pendiente de ella cuidarla y saber más sobre su enfermedad, ha sido uno de mis peores días.

¨Es una niña hermosa con la cara color violeta
Todas las noches me acompaña a correr bicicleta
Ella no habla por que es sordomuda
Y Por eso la gente piensa que estoy hablando solo y que
necesito ayuda.¨
.