viernes, 2 de octubre de 2015

Erase una vez un caballo.

Por:  Miriam Gayosso Mtz. 

Sofía, es una chica universitaria muy centrada, siempre va de la escuela a su casa y de la casa a la escuela.

Hoy después de clases hay una fiesta, ella no quiere ir pero su amiga la convence. Ya en la fiesta Sofía no se siente cómoda y su amiga esta con su novio así que toma la decisión de irse sin avisarle a nadie.

Era noche, estaba lejos de casa, no pasaba nadie por ahí y estaba a punto de llover. Sofía estaba empezando a preocuparse, se quedo un momento mirando si no venia nadie, muy a lo lejos observo que se acercaba un caballo, mientras se acercaba ella pensaba si debía montarlo o no, cuando el caballo estaba a punto de llegar a ella Sofía miro lo hermoso que era contemplando que era su única opción lo hizo subió a el.

El camino a casa se le hizo muy rápido pues pensaba que desde ahí arriba todo era mas bonito, pero no había sido así. Al llegar a casa miro que había autos de policía afuera, se apresuro a entrar y ya estando ahí su mamá se acerco rápidamente a ella y la abrazo Sofía no entendía que pasaba, su mamá le explico que había pasado un día entero.

Sigue siendo un misterio lo que sucedió aquel día.

Revisado por: Vanessa Solís Torres. 
                 
.