viernes, 2 de octubre de 2015

EL DEPARTAMENTO DE A LADO



El departamento de a lado

Por Mariana

Habían pasado dos semanas desde que Diego se había mudado, su vida transcurría de lo más normal, salía desde temprano y llega hasta media noche a casa. Una noche, Diego llego del trabajo más tarde de lo normal, cuando estaba por entrar a su departamento, escuchó un llanto en el departamento de al lado, igual no le dio demasiada importancia. Cuando entro a casa y se dirigía a dormir, unos gritos rompieron el silencio, estos venían de al lado, tal parecía que una pareja estaba discutiendo, Diego algo molesto salió para ver lo que pasaba. Cuando abrió la puerta de su departamento, pudo ver a una hermosa mujer llorando, el solo dijo –te encuentras bien, puedo ayudarte, ella solo respondió –ya nadie puede ayudarme, mi mundo ya no es este. Diego no comprendió lo que quiso decir la mujer, cuando estaba por acercarse a ella, esta bruscamente entro y cerró la puerta. Él algo confundido, no supo qué hacer, y espero la mañana para hablar con la chica. Cuando despertó, se dirigió hablar con la mujer de a noche, toco varias veces la puerta, pero nadie abría, pensó que quizás, la mujer no se encontraba en ese momento. Espero por la tarde para poder hablar con ella, cuando de pronto escucho que alguien entra al departamento, pensó que quizás la mujer ya había llegado, el se dirigió hablar con ella, pero la puerta ya estaba cerrada, así que toco varias veces, pero nadie respondía. Cuando de repente escucho un fuerte golpe en el piso. Algo preocupado, pensó que la mujer se había hecho daño; rápidamente fue por ayuda. En la entrada encontró al portero, -señor le pido de favor que me acompañe abrir el departamento 23, pues creo que la mujer que vive ahí se ha hecho daño. El portero sorprendido lo quedo mirando fijamente y respondió, -disculpe joven, pero hace más de un año que nadie vive en el departamento 23.

revisado por: Sandra Guadalupe Tecayehuatl Rodríguez.
.