viernes, 18 de septiembre de 2015

La otra cara de la luna

La otra cara de la luna
Yo me llamo  Yumiko, soy una mujer trabajadora, soy arqueóloga, y estoy casada  con un hombre fantástico.
El día de ayer fue luna nueva, pero hubo algo raro, mi esposo se encerró en la biblioteca de la casa, me empecé a preocupar, pues oí ruidos, eran como si quisiera romper todo. En la mañana con la mente un poco mas despejada, fui a ver si él seguía en la biblioteca, pero fue mi sorpresa más grande el hallar las cortinas rasgadas, los floreros rotos y las flores aplastadas, los libros estaban por doquier, la mesa de centro partida a la mitad, mi cuerpo sintió un viento escalofriante, y lo que me llamo la atención fue ver aquel librero viejo y pesado  recorrido, me asome para ver de lo que se trataba, era un pasadizo, me dirigí al escritorio y encontré allí una lámpara de mano y me adentre en aquel túnel tas oscuro y frio, no sabía lo que realmente le sucedía a mi esposo, mas impulso sentía para encontrar una respuesta.
Por fin  veo un cuarto a lo lejos, iluminada por antorchas en las paredes, No puede ser, es como una casa subterránea , allá hay un sillón pero está en dirección  hacia aquella chimenea tan grande, no puedo ver quién es el que está sentado, se me hace raro el ver que esa chimenea este debajo de nuestra casa y yo no haya visto algún escape de la chimenea, me invade más la curiosidad, me acerco mas a ese sillón con la esperanza de que sea él el que este allí , le doy la vuelta al sillón, sentí como si mi vista  se nublara . Desperté, pero esto no es un sueño, es real, estoy en aquella habitación subterránea. Alguien me mira con curiosidad ¡no puede ser! Aquel ser es mi esposo, pero no tiene la misma apariencia, tiene ojos color miel, cuando antes eran de color café, tiene orejas puntiagudas y su pelo ha cambiado de color a rojo cobre, me mira como si quisiera decirme algo, pero no es tan sencillo para él.


Autora: Nadia Guadalupe María Suazo

Estudiante de LEEAI primer semestre
.