lunes, 20 de octubre de 2014

La escuela caníbal

Rodrigo F. Torres

Cuando llegó Raúl a la escuela, notó que algo malo pasaba, que faltaban unos compañeros de su salón. Él pasó la primera clase y le dijo a sus demás amigos: "Es que ya se dieron cuenta que faltan compañeros" y Tamara le contestó a Raúl: "sí, falta Lucy, Pedro y Romina", contesto Tamara Y Raúl les comentó: "Oigan, ¿y silos vamos a buscar? tal ves se saltaron una clase y están allá fuera, ya ven que este maestro siempre los regaña a ellos.

Salieron en busca de ellos, cuando de repente encontraron las cosas de Lucy tiradas en el suelo con manchas de sangre, y escucharon de alguna parte una voz pidiendo auxilio, era Pedro el que gritaba, Tamara le dije a Raúl: "¡Algo pasa aquí! es muy extraño, ¡hay que ir con Pedro de prisa! ¡vamos con pedro!", llegaron y encontraron a con Pedro pero ya estaba muerto, mutilado, sin extremidades y bañado en sangre, continuaron buscando a Lucy y a Romina, que seguían sin aparecer, en eso decidieron ir a ver a la dirección para preguntar si ya se habían enterado de lo que había pasado con pedro y si no sabían hacérselo saber .

Entraron ala dirección (sorpresa) estaban Lucy y Romina amarradas con un laso sujetando a ambas chicas de las manos, los pies y amordazadas, ellos intentaron ayudarlas pero no pudieron, sabían que ya estaban perdidas y agonizantes.

Lo que ellos no sabían es que en la escuela los profesores eran caníbales debido a una sustancia en los tamales del señor que vendía afuera la escuela le ponía solo a los maestros, no a los alumnos (sí no no tendrían qué comer).

Ellos decidieron irse a refugiar a la cafetería porque ahí creyeron que estarían seguros hasta que terminara el día y después salir sin que los vieran, entraron a la cafetería y encontraron al director comiéndose a sus compañeros. Ahí estaban, llenos de sangre Pedro, Lucy y Romina, todos completamente mordidos de todas partes de su cuerpo … (increíble) le dice Támara a Raúl: "¡Ellos se comieron a nuestros compañeros! ¡qué vamos hacer ahora! y Raúl dice: "Pues hay que esperar a que se llenen y haber si se duermen, escapamos lo mas rápido de la escuela" está bien (dijo támara), pero... ¡y si no lo logramos qué pasará! ¡sí no lo logramos qué¡ ¡Díme Raúl! ¡Qué pasara!, si no lo logramos quiero que sepas que te amo y que estoy enamorado de ti y que todo este tiempo lo he guardado para un momento especial, sé que éste no es el momento ni el lugar oportuno pero quería que lo supieras y que si muero en manos de esos malditos, estés consiente que te amaré toda la eternidad.

Romina ¿lo dices enserio? pues yo... Bueno, eso yo lo quería decir también desde hace mucho tiempo, también me gustas mucho Raúl, y sí escapamos vamos ser muy felices, comenzaremos una nueva vida, tú y yo juntos, solos tu y yo por siempre (se besaron)... calló la noche y los maestros se quedaron dormidos y agotados, y como estaban en la cafetería, Raúl decidió hacer algo muy arriesgado, abrió las llaves de gas de las estufas que se hallaban ahí y los tanques de gas con los maestros ahí dentro de la cafetería salieron sigilosamente por la puerta, la cerraron con candado y unos troncos para sostenerla y para que no la fueran a abrir, corrieron mucho y después Raúl encendió una rama de Un árbol seco que estaba por ahí, lo arrojó a la cafetería y los malditos maestros caníbales murieron calcinados y ellos escaparon felices por haber sobrevivido al día que los maestros eran caníbales.

Editada por Brian
.