miércoles, 10 de octubre de 2012

Un dia tranuquilo

Rox Aguilar

Una mañana tranquila donde todo trasncurria cotidianamente, algunas personas sacaron a pasear a sus mascotas, las señoras fueron a hacer sus mandados, algunos se fueron a trabajar y los niños estaban ya en sus clases. Caundo de pronto empezó a hacer mucho viento, tanto se oía como hacía un chiflidito muy tenebroso, el cielo se empezó a oscurecer, unos ruidos exorbitantes que hacian temblar a cualquiera, en eso comenzaron unas ráfagas de luz muy brillante que te hacian pensar que Zeus estaba de muy mal humor, cayeron tambien bolas de chicle, unas muy grandes y otras muy pequeñas. Los perros, de tanto miedo tomaron sus autos para ir a sus casa y/o pasar por sus cachorros a la escuela, los gatos en bicicletas trataban de esquivar esas inmensas bolas de chicle para no ser descalabrados, algunas perras empezaban a sacar a los humanos de sus casas pensando que ellos eran los culpables de lo que sucedia ,algunas gatas preparaban caldo de bebé para los nervios y una que otra cabra perdida pedia refujio en las casas, mientras las vacas corrian esquivando a los humanos muertos que yacian en las calles. Después de un rato, ese clima tan tenebroso empezó a calmarse, pero todo estaba ya destruido, como si se hubiese cumplido un misterioso proposito. Los gatos maullaban y los humanos se levantaban de las calles, los perros orinaban las llantas del susto, algunos bebés lloraban por estar bañados en agua fria. Todo parecía estar en orden al fin, sin embargo una que otra cabra se trataba de comer lo primero que veia mietras asimilaba que todo habia pasado. Al fin despues de unas cuantas horas muchos no se dieron cuenta de lo que paso y siguieron su rutina diara pero 2 o 3 personas o animales quedaron traumados por lo sucedido.
.