martes, 9 de octubre de 2012

Flores

Cuando estaba en secundaria, tenía un amigo que estaba muy enamorado de una chica de la clase, de cabello corto, castaño y ojos color café. Ella se llamaba Mariana, era mi mejor amiga a pesar de que casi no podiamos vernos fuera de la escuela por que su padre la cuidaba demasiado, le prohibia salir o vernos frecuentemente. 
Mi amigo, Andrés, le regalaba pequeños detalles  todo el tiempo, pero cuando el 14 de Febrero llegó, varios chicos de la escuela tuvieron la misma idea, y Mariana terminó llena de regalos, chocolates, peluches, globos y flores. A la hora de la salida, en lugar de ver a su mamá esperándola en la camioneta, vimos a su papá, espiando por la ventanilla, entonces ella se apresuró y la mitad de los regalos que ya no cabian en su mochila, me los dió a mí, para que su padre no los viera. Entre todos esos regalos estaban unas rosas artificiales, acomodadas en una canastita, cuando legué a mi casa las puse en un mueble que estaba en la sala y después de un tiempo olvidé por completo su existencia, hasta un día que tuvimos que reunirnos para hacer un trabajo en equipo, ese día, entramos a la sala como si nada, pero cuando los ojos de Andrés se toparon con las flores, sólo me miro fijamente como interrogandome y lo único que se me ocurrio fue sonreir con la cara más estúpida y falsa que me encontré. Él bajo la mirada y en su rostro se dibujo una sonrisa amarga tambien. 

FBS
.